La Amonestación: Las 5 grandes humillaciones de Estados Unidos al Tri

captura-de-pantalla-2016-11-10-a-las-12-52-30-p-m

Por Rafael Robledo– Este viernes México y Estados Unidos escribirán un nuevo capítulo en la historia futbolística de estos países y aunque no lo parezca en los duelos de mayor relevancia en la historia de ambas selecciones el ganador ha sido, casi siempre, Estados Unidos.

En el futbol como en otras muchas disciplinas, la geografía juega malas pasadas y pone a competir en todos los ámbitos a naciones desiguales.

En el balompié hay rivalidades que encuentran en el deporte una forma de saldar las deudas económicas, políticas e históricas de países vecinos; como ejemplo, está la animadversión eterna entre ingleses y escoceses, franceses y alemanes, salvadoreños y hondureños.

Sin embargo, una de las rivalidades más enconadas ha sido siempre México contra Estados Unidos; David contra Goliat, el país más poderoso del mundo contra su vecino del sur.

El futbol ha sido siempre un terreno dominado por los mexicanos, sin embargo, Estados Unidos puede jactarse de haber roto el dominio verde en la Concacaf y no sólo eso, como lo veremos en estas entregas, de haber salido victorioso en los duelos de mayor trascendencia en los que se han enfrentado.

Te recordaremos las cinco derrotas más humillantes que Estados Unidos ha propinado al Tri.

5.- La primera derrota en el Azteca.

México ha sido maltratado por Estados Unidos en diversas sedes donde se han topado: Italia, Uruguay y Corea del Sur son algunas de las latitudes en las que se han enfrentado y en donde los americanos han vencido al Tri.

Sin embargo, había una sede bendita, un refugio que se había salvado de ser manchado por una derrota, ese era el inmaculado Estadio Azteca.

Hasta que el 15 de agosto de 2012, Estados Unidos silenció al Coloso de Santa Úrsula con una victoria de 1-0.

Con un gol del méxico-americano Michael Orozco, la escuadra dirigida por Jürgen Klinsmann acabó con el mito de la imbatibilidad mexicana en el Azteca y le propinó una derrota dolorosa a una afición mexicana que aún festejaba que cuatro días antes, el Tri Olímpico había conseguido la medalla de oro en Londres 2012.

Sin temor a equivocarnos, esta derrota marco el inicio del fin para José Manuel de la Torre al frente del cuadro mexicano. A partir de ahí todo le salió mal a “Chepo” hasta que fue cesado un año después cuando la calificación al mundial de Brasil estaba en vilo.

La primera derrota en el Estadio Azteca ante el odiado rival ocupa el quinto lugar en la lista de las 5 más humillantes derrotas ante las barras y las estrellas.

4. Estados Unidos 2 México 1. Copa Oro 2007. Ni el Pichichi lo logró.

Cuando Hugo Sánchez asumió la dirección técnica del Tri en 2007, prometió el sol, la luna y las estrellas.

Pronto tuvo que enfrentarse a la realidad. En su primera Copa Oro, la misma que debía ganar para asegurar su lugar en la Copa Confederaciones de Sudáfrica; Hugo llevó a lo mejor que el futbol nacional tenía en ese entonces. Muchos convocados (hay que decirlo) aún molestos por la grilla que Sánchez había hecho al proceso anterior de Ricardo Lavolpe, no respondieron al máximo, pero aún así, en una final contra Estados Unidos, el orgullo, más que el apoyo a un DT, estaba en juego.

México se puso al frente con un gol de Andrés Guardado, la entonces revelación del futbol nacional, sin embargo, un penal convertido por Landon Donovan y un golazo de Fellhaber le dieron al traste al plan del Pichichi. Esta derrota significó la primera gran derrota del proceso de Hugo Sánchez; muchos jugadores “lavolpistas” salieron de la convocatoria y el proceso sólo alcanzaría para durar unos meses más.

3. Estados Unidos 4 México 2. Eliminatoria Italia 1934. La primera humillación.

Una gran rivalidad merece iniciar en una ciudad gloriosa, en la eterna Roma.
México y Estados Unidos iniciaron su rivalidad histórica en el estadio del Partido Fascista bajo la mirada de Benito Mussolini. En las eliminatorias rumbo a Italia 1934, la FIFA decidió que el último juego eliminatorio entre México y Estados Unidos se llevara a cabo en la capital italiana.
Los mexicanos llegaron dirigidos por Rafael Garza Gutiérrez (sí, el mismo que fundó al América) y entre sus filas ya destacaba un bohemio y habilidoso Luis de la Fuente a quien el mundo entero conocería después como “El Pirata”.
Después de un traslado de 15 días en barco, los mexicanos llegaron a la cancha sin entrenar y en condiciones físicas deplorables que fueron bien aprovechadas por los norteamericanos para zarandear a los nuestros al son de 4-2.
La derrota caló a tal grado que la Federación se negó a apoyar a los nuestros y tuvieron que hacer una “vaquita” para comprar los boletos de regreso (el Pirata y otros dos jugadores aceptaron contratos en Europa para apoyar a sus demás compañeros).

2. ¿Estados Unidos un rival a modo?

Después de una espectacular Copa América en Ecuador 1993, donde llegó a la final contra Argentina, el Tri arribó a Uruguay 95 como unos de los favoritos para ganar el torneo más longevo a nivel de selecciones en América.

La selección pasó como uno de los mejores terceros lugares a los cuartos de final y los jugadores pensaron que tenían “un rival a modo”, Estados Unidos, para llegar a las semifinales.

En un partido sin goles y de muchos golpes, los americanos lograron que el partido se fuera a penales. México cayó 4-1.

Para Estados Unidos, el Tri sí fue el “rival a modo” para demostrar su avance en el futbol y dejar en ridículo al cuadro que dirigía Miguel Mejía Barón. Los aztecas únicamente volvieron a la realidad. La derrota provocó la salida de Miguel Mejía Barón de la dirección técnica, convirtiéndose en una víctima más de los Estados Unidos.

1.La peor humillación: la madrugada triste de 2002

El 17 de junio del 2002 en Jeonju, Corea del Sur, el mote de “Gigante de la Concacaf” cambió de dueño. Estados Unidos se los apropió.

En la historia de los Mundiales, México no ha logrado su clasificación a al famoso “quinto partido” (cuartos de final). Estados Unidos lo consiguió a costa del Tri en la Copa del Mundo Corea-Japón 2002.

Los gringos no solo siguieron en la justa, sino que además se burlaron del balompié azteca con una victoria de 2-0.

La escuadra dirigida por Javier Aguirre tenía la confianza a tope, se enfrentaba a uno de los rivales que había dominado en duelos directos y además había clasificado como líder de su grupo, superando a Italia, Croacia y Ecuador.

Sin embargo, Bruce Arena jugó como lo “dice el librito” y se llevó la victoria gracias a los goles de Brian McBride y Landon Donovan.

“El Vasco” abandonó su cargo de la selección mexicana gracias a los Estados Unidos.

¿México con todas su figuras que juegan en Europa podrá, este viernes, por primera vez derrotar a Estados Unidos en Columbus?